XXX » Petardas > Este albañil tiene la pinga como un cincel, delicioso!

14 min
Descripción

Fue una de las culeadas más ricas que me han dado en mi vida, mis viejos me estaban dejando ya varios días sola con el albañil que estaba trabajando con sus ayudantes en el tercer piso de mi casa, ellos no se pasaban de la raya conmigo, me saludaban con educación y todo, pero uno de ellos estaba bien simpático, seguro en este punto ya saben en qué terminó la cosa, pero es rico recordar cómo pasó, no fue nada del otro mundo, pero él se estaba quedando solo para arreglar unas cosas antes de irse, le ofrecí un plato de sopa y estofado, conversamos y la verdad no sé cómo pero terminamos abrazados, su cuerpo varonil de obrero, fornido y musculoso me excitó, usó algunos de sus implementos para amordazarme y su pinga la tenía como un cincel, qué rico fue sentir que me violentaban!